Boscán & Navagero. El encuentro

Una publicación animada con saludo incluido para los lectores de Nosoloimpulsos que aún quedan en el mundo. Siempre con el mejor ánimo de renacer, hoy viajamos al Renacimiento.

Sammy Taylor y Los Labios

Puestos a versionar a Sus Satánicas Majestades, quién mejor que el Hijo de Dios. Estos son Los Labios en Nocturama*:

Por cierto, Sammy está igualico que su padre, no me digan que no:

La imagen de Silvio está tomada de http://estaticos04.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2009/04/18/1240049094_extras_ladillos_1_0.jpg

La imagen de Silvio está tomada de http://estaticos04.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2009/04/18/1240049094_extras_ladillos_1_0.jpg. Si infrinjo alguna propiedad intelectual ya me avisan y eso.

_________________________________________
*Concierto de Los Labios en Nocturama, julio de 2013; ellos son Sammy Taylor (voz), Charly Cepeda (guitarra), Álvaro Suite (guitarra), Ricki Candela (bajo) y Fernando Queen (batería).

Espiritualidad

La Basílica de Santa María sopra Minerva, llamada así por haber sido levantada sobre un antiguo templo dedicado a la diosa de la sabiduría, está considerada como la única iglesia gótica de Roma. Yo hubiera preferido honrar a la diosa romana (virgen también, por cierto), pero me entretuve paseando la vista por los detalles de los arcos, las bóvedas, las columnas o los frescos de la iglesia, mientras las voces del coro despertaban mi dormida espiritualidad y me devolvían las preguntas eternas: ¿a quién elegir, a una virgen o a una diosa? Calígula habría respondido (lo dice en la guarrísima película de Tinto Brass): ¿para qué elegir, cuando se puede tener ambas?

El invierno en un acordeón

Le quattro stagioni es el título por el cual conocemos a los primeros cuatro conciertos para violín de Antonio Vivaldi: Il cimento dell’armonia e dell’inventione.

El invierno es un concierto en Fa menor para cuerdas. Fue concebido por Vivaldi para ser interpretado en iglesias, tanto es así que los tonos pastorales obligan a la orquesta a tocar casi en sordina, sin molestar a los fieles en sus plegarias. El invierno se describe en tres etapas: la acción despiadada de la sensación térmica (allegro); en el segundo movimiento (adagio), la lluvia que cae lentamente sobre el suelo helado, y el tercero (allegro) describe la aceptación serena de la dureza del clima invernal.

En el documento videográfico, un fragmento del primer movimiento. Impresiona la técnica de este aún anónimo acordeonista: con la mano derecha simula el violín solista y con la derecha la orquesta, que en esta pieza cobra una especial relevancia. Si cerramos los ojos, en algunos momentos nos parecerá que estamos escuchando una orquesta de violines, pero no, todo sale de un único acordeón.

Como dato curioso, al término de la interpretación pude contemplar cómo un paseante agradecido le entragaba en la mano nada menos que un billete de 20 euros. Casi ná.

Ubicación: Parque de Villa Borghese, Roma.

Por las ramas

La música que acompaña este vídeo se llama Trabajando el Pirubiri, un título bastante tonto de un antiguo tema de Coroco Bocaíto (nombre también bastante tonto). Lo del “pirubiri” en realidad es como yo llamaba al efecto que conseguía al improvisar con el piano y superponer delays y ping pong delays con otras cosas raras como el beat repeat y algún plug-in de esos. El título era provisional, pero al final se quedó, qué tontería. Ya me estoy yendo por las ramas. Bueno, las imágenes son del otro día. Tienen en común que en todas salen ramas. Es un detalle simpático. Mejor ver el vídeo en buena resolución y a pantalla completa. Y colocaos (los cascos).

Si se presta un poco de atención a la música, es verdad que se puede apreciar algo como un “pirubiri”.

Afternoons

Coroco Bocaíto, nuevo tema, nuevo vídeo… to nuevo.

Una de clásicos

Hay temas musicales que, después de tantas juergas y candelitas campestres acumuladas a lo largo de los años, acaban grabándose en el DNI (¿o era en el ADN?). Algunos de ellos sonaron el pasado domingo 4 de noviembre en el Festival Radiópolis in the Park, celebrado en apoyo a esta amenazada emisora local. Como no podía ser de otra forma, el equipo completo de Nosoloimpulsos se desplazó al evento con todos sus técnicos de grabación, redactores, colaboradores y demás gentuza; y participó activamente en la compra de tickets canjeables por bebidas de todas las graduaciones, que era de lo que se trataba. Además el temporal de lluvia dejó en casa a gran parte del público potencial, que no terminaba de creerse que en el parque había zonas techadas (¡qué techada de reír, oye!) y que se estaba divinamente. En este sentido, hubo que hacer un esfuerzo suplementario para consumir por los ausentes como gesto de solidaridad. Una buena combinación de bandas emergentes y figuras consagradas hicieron el resto. Entre ellos pudimos disfrutar de artistas como El Pájaro, la adorable Cathy Claret o el incombustible Kiko Veneno, clásico donde los haya.

Como recompensa volvimos con el morral cargado de buenas sensaciones (en formato vídeo), que una jornada de conciertos da para mucho. Sentimos, por tanto, la obligación moral de dejar constancia del trabajo realizado por el equipo impulsivo en estas muestras selectas: ¡marchando una de clásicos!

Amigos seguidores de Nosoloimpulsos, les sugerimos que permanezcan atentos a esta entrada, porque puede haber actualizaciones con nuevos vídeos.

Pues aquí viene la primera de las actualizaciones prometidas. Se trata del clásico “Yo me quedo en Sevilla” de Pata Negra interpretado por el dúo Cuarto y Mitad, en la puerta del Kilo de Higos: