Acesoria linguistica

acesoria-bf1.jpg

Acicálate

Andrew Shull, mítico trombonista  de la escuela de Harriky Town, se presenta en el escenario del Jardín del Premio encabezando un cuarteto inestable pero apetecible.

El próximo día 17, con ocasión de los festejos de San Dunguera, Andrew Shull vuelve a los escenarios de la Península de Triana a presentar su espectáculo Acicálate, traído por los vientos del Norte y por el interés económico, y dispuesto a ganarse el pan rompiendo moldes. La esperada legión de incondicionales ya hacen colas en los baños públicos para retratarse con el peculiar músico. En la ciudad se palpa el ambiente que precede a los grandes acontecimientos. Las entradas para el espectáculo, que han alcanzado en la reventa cifras como para pedir el rescate, llevan más de un mes agotadas y actualmente solo se consiguen en los corrales de vecinos y en los corralones de la ciudad a precios astronómicos que ni siquiera asumen el IVA.

Para el esperado concierto, Shull se ha traído a una panda de amiguetes que combinan el pentagrama con la metanfetamina, y llegan a describir el espectáculo como una experiencia angustiosa y lúcida a partes iguales, retraída y amigable, lujuriosa y envenenada, “de las que crean adicción y rompen parejas”. Los instrumentos con que subirán al escenario se inspiran en el cuerpo humano y a veces se confunden con él, hasta tal punto que las nalgas prometen mezclarse con los panderos, las maracas con los macarras, y los perros con las flautas. Andrew Shull, formado en la escuela de Harriky Town, célebre por sus orgías musicales de finales de los 70, presenta su espectáculo Acicálate con la característica zozobra de los grandes, sin esquivar el riesgo y condenado de antemano por una masa enfurecida a causa del elevado precio de las entradas, una situación que como punto de partida le sirve de estimulante. “Acicálate es mi acicate”, comentó en el acto de inauguración de los festejos, haciendo un juego de palabras que nadie pareció entender.

Tras insultar a los periodistas sin motivo aparente, Shull afirmó  que este año había llegado a San Dunguera vacío pero dispuesto a rellenarse, y que hacía el esfuerzo de acudir a los actos institucionales para contrarrestar las influencias mediáticas de la prensa reaccionaria. A pesar de todo no pretende traicionar a las verdades del barquero ni dejarse cegar por los prejucios raciales (Andrew Shull es negro). Tras desanudarse la corbata y arrojarla a los periodistas, abandonó la rueda de prensa entre silbidos y algunos aplausos aislados, y dejando claro que quien se pierda la cita del próximo día 17, allá él.

El espectáculo Acicálate, difícil de etiquetar como la mayoría de las tomaduras de pelo, ha pasado ya por escenarios tan dispares como el Metropolitan de Nueva York, la Ópera de París, o los aparcamientos de un Mercadona de Alcorcón. El próximo día 17 la cita es en el Jardín del Premio y dicen los expertos que hay que ir a verlo aunque repugne.

Aprovechamos la ocasión para anunciar que en la redacción de Nosoloimpulsos disponemos de entradas a precios negociables, en un número suficiente como para vivir de esto todo el año. Los interesados pueden rellenar el formulario que se inserta a continuación. Como el propio artista ha proclamado: “si me queréis, acicalarse”.

Electropajo

Si eres de los que tienen en la cocina un frigorífico conectado a Internet
o un horno digital interactivo y multifunción
o una batidora 2.0.

¡Esto te interesa!

Para la limpieza de tus electrodomésticos digitales

POR DENTRO Y POR FUERA / POR FUERA Y POR DENTRO

se adapta a todo tipo de superficies

Gracias a su conexión USB permite actualización de software, eliminación de archivos  y muchas cosas más que ni te se ocurren.

Por sólo 30 €

Y ahora con la compra de un ELECTROPAJO te regalamos OTRO ELECTROPAJO y un COLADOR INALÁMBRICO


(oferta limitada)

Realiza tu pedido en nuestra sección de comentarios.