Dominio

Menudo aburrimiento, llevamos unos veinte minutos dominando y aquí no llega ni un balón, a no ser alguna que otra cesión que resuelvo sin mayor complicación apoyándome en alguno de mis defensores. Lo malo es que no terminamos de marcar, y como nos pillen en una contra a ver cómo lo resolvemos. No es que yo quiera que nos ataquen más, no es eso, está bien tenerlos ahí encerrados, es que no llevo ni una parada interesante en todo el partido, y eso me da mala espina, a ver si me van a llegar una vez y si nos la cuelan por mala suerte luego pondrán la lupa sobre mi actuación, como siempre: que si podía haber hecho más, que si me quedé a media salida, que si no me ubico bien, que si me falta intensidad, que si estaba frío… pues claro que estoy frío, ¡si hace un frío que pela! Hasta el público está más caliente que yo. A veces pienso qué maravilla sería poder subir a rematar un córner, darme una carrerita de vez en cuando. Pero no, tampoco hay que volverse loco, no está la cosa tan desesperada. Mejor me quedo aquí e intento resolver lo que se presente, nada de protagonismos. Dominar es bueno para el equipo y si es bueno para el equipo es bueno para mí, aunque haga un frío de cojones. Tengo que mentalizarme de eso, me lo dice mucho la psicóloga. En este puesto lo importante no es lucirse, lo importante es no meter la pata. Esa es la clave. Claro que tampoco conviene obsesionarse con lo de no meter la pata… ¡Uy! Qué pena ese córner. Un gol ahora vendría de miedo. Así podríamos retrasar un poco las líneas y jugar a la contra; ellos se verían obligados a intentarlo como fuera y ¿quién sabe? Una buena intervención en el último minuto y mañana todas las crónicas del partido enfocadas en esa parada salvadora. Qué pena que te lo estés perdiendo. Hace mucho que no vienes a verme. Puedo entender que tu madre te necesite… pero yo también. Cuando vienes noto tu aliento cerca y eso me hace sentirme grande. Ya sabes que me gusta sentirme grande. No es cierto que cuando tú estás en el estadio haga tonterías, ni que me desaplique. Es verdad que en este tipo de partidos, cuando dominamos tanto, me cuesta concentrarme. Cómo evitar ponerme a pensar, no voy a pasarme los noventa minutos viendo a los demás divertirse olvidados del mundo mientras yo… aquí pasando frío. ¡Qué frío, coño! ¡Quién pudiera subir a rematar un córner! En fin, querida, me despido ya, que luego me llueven críticas por mi indolencia o me salen con eso de que no vivo los partidos con suficiente intensidad. Además este whatssap me está quedando ya un poco largo. Te quiero. Bss 2013-11-27_emotic_love2013-11-27_emotic_love2013-11-27_emotic_love

Anuncios

21 pensamientos en “Dominio

Deja un comentario, qué te cuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s