Deuda de amor

Eres un objetivo irrenunciable,
una medida urgente, necesaria;
tengo contigo un fuerte compromiso,
eres una propuesta en mi programa,
y no puedo cumplir tus exigencias,
se me desequilibra la balanza,
cómo saldar mi déficit ahora
que te revalorizas tan al alza.
Porque siempre te muestras inflexible,
me desprecias, me quitas la palabra,
pretendo estimular a tus mercados
pero nunca te inspiro confianza,
me confundo en las líneas de tus créditos,
mi oferta no complace tu demanda,
y me acabas buscando los defectos
en una comisión parlamentaria.
Tendré que revisar mis previsiones,
me voy a actualizar, pero a la baja,
ya no son suficientes mis reformas,
las medidas que tomo no te bastan,
me cansa este escenario tan adverso,
ojalá solo sea una mala racha,
o tendré que pedir que me rescates
y a ver cómo lo cuento luego en casa.

Anuncios

2 pensamientos en “Deuda de amor

Deja un comentario, qué te cuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s