DESPUÉS

Entonces decidí dejarme de ficciones, y contar de una vez lo que realmente me pasaba A MÍ. No seguiría más ese camino. Ya eran suficientes las máscaras que había que ir quitándose y poniéndose cotidianamente en función de las circunstancias. Había llegado el momento de dar un paso al frente y mostrar al mundo quién era yo EN REALIDAD. Eso fue lo que me propuse.

Pinché el botón de “Añadir nueva entrada”. Se abrió el acostumbrado marco blanco del procesador de textos y, un poco más arriba, por encima de las barras de herramientas, un recuadro horizontal alargado, de una sola línea, preparado para caracteres de mayor tamaño, dentro del cual se podía leer en gris “Introduce el título aquí”. Bah, qué importa ahora el título, me dije, ya me ocuparé de eso DESPUÉS.

Anuncios

3 pensamientos en “DESPUÉS

  1. Pues no sé qué decirte, amigo 3003, hay muchos ejemplos de lo contrario. Como el caso de Carmen Laforet, que escribió una novela y cuando llegó la hora de ponerle el título no se le ocurría nada, hasta que dijo: “coño, ¿cómo no se me había ocurrido NADA?” Y así ganó el premio Nadal. Y fíjate luego si Nadal ha ganado ya títulos…

Deja un comentario, qué te cuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s