Jaques

Un simple peón tiene la capacidad de dar jaque a la reina. Y también mate (es lo que hacen los peones argentinos). No voy a negar que a veces la reina también le dé jaque al peón. En estos casos es habitual que los peones incluso se sientan halagados. Lo malo es que los halagos les engordan y se creen que son alfiles. Les entra un apetito voraz, y un impulso irrefrenable de moverse en diagonal, como si se olvidaran de que son peones. No reparan en el riesgo de acabar siendo ellos los devorados. O les da igual. Debe de ser una gozada un final así.

Y no hablo de esto por una repentina afición al ajedrez, que no es el caso; lo cuento porque me están dado jaque. Es difícil de explicar, no todo el mundo lo entiende, notas que te están dando jaque cuando tomas conciencia de que o te mueves o te comen. Pues justo eso lo estoy notando ahora, en estos instantes. Me veo abocado a actuar con urgencia. No voy a esperar como un yonky a que me proteja el caballo. Prefiero moverme, quitarme de en medio, esquivar la amenaza. Pero no resulta tan fácil para un simple peón. Cuando te cortan el paso al frente no te queda otra que comer en diagonal. Lo cierto es que estoy dispuesto, tengo a tiro a otro peón que lleva un rato insinuándose. Lo siento, amigo, la vida es así, hoy te toca a ti, mañana me puede tocar a mí. Esa es la cuestión, que lo malo viene luego, cómo ignorar lo que va a pasar después. Soy consciente del peligro al que me expongo. Entraré en la órbita de la reina rival, y ella podrá hacer de mí lo que le apetezca. En el fondo lo deseo, me comporto como un peón bastante vulgar después de todo, yo también consideraré un honor ser devorado por una reina, sentir sus reales colmillos atravesando mi ebúrnea piel. Claro que ella igual tiene otros planes.

Anuncios

13 pensamientos en “Jaques

  1. Amigo Elev en el ajedrez como en la vida misma, el adversario más peligroso es uno mismo.Pero ya sabes que el peón es el alma del ajedrez
    La pérdida de una pieza importante no es sino el preámbulo de una jugada magistral.Es una prueba de voluntades.
    No debes tener miedo a reveses competitvos ,porque nunca crearás nada nuevo.

  2. Convertirse en un vulgar peón pudiendo aspirar a tener otra reina … No sé yo si va con tu carácter eso de ser tan sumiso y masoca. Será que te he idealizado yo más de la cuenta. Igual es que han cambiado las reglas del juego y ya no se puede hacer el trueque, como hace tanto que no juego…

    • Lucía, me has idealizado sin duda, pero no me confundas con el peón de la historia (qué manía esta). En cualquier caso, cuando un peón llega al final del tablero puede canjearse por cualquier otra pieza (que haya sido previamente comida, claro) (menudas piezas). Ese movimiento se llama “coronación”. Es cierto que el sueño de muchos peones es coronarse y transformarse en reina. Yo sinceramente preferiría ser devorado por ella, es una cuestión de identidad sexual.

  3. Y fueron tan rápido que al final parecía como si estuviesen deslizándose por los aires, sin apenas tocar el suelo con los pies; hasta que de pronto, cuando Alicia ya creía que no iba a poder más, pararon y se encontró sentada en el suelo, mareada y casi sin poder respirar.
    La Reina la apoyó contra el tronco de un árbol y le dijo amablemente:
    –Ahora puedes descansar un poco.
    Alicia miró alrededor suyo con gran sorpresa.
    –Pero ¿cómo? ¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!
    –¡Pues claro que sí! –convino la Reina–. Y ¿cómo si no?
    –Bueno, lo que es en mi país –aclaró Alicia, jadeando aún bastante– cuando se corre tan rápido como lo hemos estado haciendo y durante algún tiempo, se suele llegar a alguna otra parte…
    –¡Un país bastante lento! –replicó la Reina–. Lo que es aquí, como ves, hace falta correr todo cuanto una pueda para permanecer en el mismo sitio. Si se quiere llegar a otra parte hay que correr por lo menos dos veces más rápido.

    Lewis Carroll: A través del espejo y lo que Alicia encontró allí

    A través del espejo es una partida de ajedrez, pero Alicia decide no seguir las reglas del juego.

    Al final consigue su objetivo.

  4. Curiosa cita, amigo 3003. ¿Habrá algún sentido simbólico en las palabras de Lewis Carroll? Eso de correr sin moverse del sitio y terminar jadeando… ¿Qué reglas de qué juego enseña en realidad la Reina a la pequeña e inocente Alicia?
    (Claro que Alicia no era nada inocente, eso ya lo sabemos todos)

    • Qué poético lo de” La Mantis”!!Es el ciclo de la vida!!
      Pues sí, querido Elev ” el principio de la reina de Corazones” es que para triunfar como para sobrevivir en el mismo sitio hay que correr mucho y cambiar deprisa de dirección.
      Dejémoslo en un símil futbolístico:” hay que tener mucha cintura para dar quiebros rápidos y llegar a tiempo a donde está el balón”.

Deja un comentario, qué te cuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s