Higiene íntima

No debe ser normal lo que me pasa. Estoy empezando a abandonar costumbres, a dejar de lado la materia viva y a decantarme por la ensoñación y el burbujeo. Procuro gestionar la contra orquestando polos opuestos, enretinado en el atril de los sueños atrevidos, para volver al punto del cero absoluto y al botón del pánico. Me diluyo en la lógica apretada. Es como si me hubieran destetado.

No debe ser normal andar por ahí mascullando lombardas, ni entremeter el ansia en las mismas supineces, que ya hasta los banqueros saben de mi empeño.

Ya lo saben todos, hasta el guardia. Los lectores de pago, las azafatas, los contrarios al régimen y los astados. A su pesar lo saben. Ya no importa.

Y por no reiterar lo consabido, concluyo en un impasse destartalado. Concluyo virginal y bendecido. Huyo y concluyo. Es casi una cuestión de higiene íntima.

Anuncios

Deja un comentario, qué te cuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s